SalSa

La Herencia

In General on 18/10/2015 at 6:02 AM

Gustavo Coronel: La herencia que nos dejó Hugo Chávez

ND

Chávez dejó dos herencias: una a su familia, la cual es desconocida en su cuantía y la que nos dejó al resto de los venezolanos, esa sí bien conocida.

Las cifras no mienten. El Producto Interno Bruto Per Cápita de Venezuela ha caído a una tercera parte de su valor en apenas tres años. Ha pasado de $11.450 en 2012 a $4.417 en 2015. Hoy el Producto Interno Bruto Per Cápita de Venezuela es apenas la mitad del de Chile o de Colombia, menor al del Perú, mientras que Ecuador ya casi nos alcanza.

Esta es una debacle, amigos. Esta es una tragedia que parece no haber sido comprendida por los venezolanos. Ciertamente no parece comprenderla la oposición silenciosa. La protesta no debería venir de venezolanos aislados sino de una oposición organizada. Eso no se está haciendo.

He dicho repetidamente que la mayor bandera que esgrimió el difunto fue la de pretender haber sacado a los venezolanos de la pobreza. Esa es una gran mentira que debe ser denunciada a los cuatro vientos, en páginas enteras de nuestros diarios y en todos los diarios del mundo.

Y esta debacle que hoy nos tiene casi en el foso latinoamericano ha ocurrido durante los 15 años del mayor ingreso que Venezuela jamás ha tenido. Ese dinero está hoy, en gran parte, en los bolsillos de los miembros de la pandilla chavista. Mucho de esto está ampliamente documentado.

Esta tragedia no puede quedar impune. La plana mayor del régimen, esos 500-600 malandros quienes han contribuido al desastre, deben ser enjuiciados.

Yo le pido a la MUD que lleve a cabo esta denuncia con todo vigor. Que explique con palabras sencillas al país la magnitud de la tragedia que ha generado el régimen castro-chavista en materia de pérdida de ingresos reales de los venezolanos. Que se diga claramente que dar dinero a los pobres en forma de subsidios y limosnas no es la solución para la pobreza. Al contrario este mecanismo los hunde más en la pobreza.

Entre 2000 y 2015 hemos asistido al deprimente espectáculo de una Venezuela destruida por culpa de 500-600 hampones perfectamente identificados. Y nadie hace nada para llevarlos a juicio. Al contrario, los magistrados del mal llamado Tribunal Supremo de Justicia serán jubilados anticipadamente con grandes sumas de dinero que les servirán para silenciar sus pequeñas conciencias. No aguantaron un cañonazo de $15.000 mensuales.

Mientras tanto, algunas de las autoridades del CNE compran casas en el Country Club.

La prensa boliviana acusa a los chavistas de estar comprando diarios, bancos y empresas con el dinero robado en Venezuela. Los boliburgueses están literalmente comprando a Bolivia.

Las bodas de los contratistas del chavismo dan que hablar por su fastuosidad en la prensa mundial. Les canta Oscar De León. Dan propinas de $10.000 en los hoteles de Europa. Las arcas de los paraísos fiscales revientan de dinero mal habido de los pandilleros del chavismo.

Y en medio de esta orgía de podredumbre, los militares, quienes pudieran haber limpiado de excrementos los establos, decidieron convertirse en protectores de los zares de la droga. Narco-generales y gobernadores se disputan el liderato regional del narcotráfico. La instancia constitucional del ejército como defensor de la ley se ha cerrado porque quienes estaban encargados de mantener limpia la nación son quienes la ensucian.

Si uno oye hablar o lee las declaraciones del llamado Defensor del Pueblo, Tarek Saab, se dará cuenta de que no es posible esperar que gente como esa actúe en beneficio del pueblo. Todas sus actuaciones son para proteger a sus compinches del régimen.

¿Y qué decir de la Asamblea Nacional? Ha estado en manos de gente como Cilia Flores y su familia; de Fernando Soto Rojas y su cándida ignorancia y, luego, de un troglodita llamado Diosdado Cabello, a quien hoy se le viene encima la justicia internacional.

¿Y Pdvsa? Nunca se había conocido una debacle de empresa petrolera alguna como la que ha ocurrido en esa empresa. La hemos documentado hasta la saciedad. Hoy Pdvsa es irrecuperable, está endeudada hasta la raíz y sigue llevando a cabo tareas que no tienen nada que ver con su misión empresarial.

¿Y la CVG? Esa empresa está por los suelos, prostituida hasta el tuétano. Disputada a dentelladas por sindicalistas y pandilleros del chavismo. Una vergüenza para Venezuela.

¿Y quien funge de presidente? Desatado en su odio en contra de los venezolanos que aman la democracia, ayer dijo que Lorenzo Mendoza tiene que ser procesado por hablar por teléfono sobre posibles alternativas para ayudar la economía venezolana, destruida por la pandilla de Maduro.

No importa por donde la miremos, la Venezuela del chavismo es un país corrompido, cuya redención solo será posible si llevamos a cabo una profunda limpieza, que no quede basura debajo de la alfombra.

Si hay negociación, si hay transacciones con esta podredumbre, nada cambiará. Todo lo que los hampones del chavismo tendrían que hacer sería lavar sus dineros mal habidos y regresar al poder, una vez que sus desmanes hayan sido olvidados. Venezuela olvida con suma rapidez.

Por esto es que es preciso rechazar todo intento de oportunistas políticos de conciliar y negociar. Entre los venezolanos decentes y la pandilla chavista no hay nada que negociar. Cualquier intento de negociación entre gente decente y hampones terminaría en una entrega. Resulta imposible comprender como todavía, a estas alturas de la ignominia, se pretenda establecer un diálogo con los hampones.

El final de este capítulo bochornoso de nuestra historia no puede ser una negociación con los delincuentes. Debe ser la derrota de los delincuentes. Los nazis se querían rendir ante los estadounidenses para continuar como parte del gobierno en Alemania. Eisenhower exigió una rendición incondicional. Si no lo hubiera hecho, los nazis hubieran conservado importantes cuotas de poder. Y quizás hubiese surgido un nuevo Hitler.

He recibido una lista de crímenes y estupideces del chavismo por Internet, de autor desconocido. La he revisado ligeramente y la transcribo para información de quienes aún piensan que el difunto nos dejó algo bueno:

Cambiarle el nombre a Venezuela. Cambiar la hora. Devaluar la moneda. Poner una octava estrella en la bandera ya correr al caballo del escudo hacia atrás. Expropiar haciendas. Expropiar las cementeras. Gastar miles de millones en las misiones, sin atacar las raíces estructurales de la pobreza. Botar miles de técnicos de Pdvsa. Expropiar las empresas petroleras con experiencia de la faja del Orinoco para reemplazarlas por empresas chinas.

Viajar por todo el mundo regalando dinero a manos llenas. Tratarse con médicos en Cuba, solo para morir allá. Robarse los reales del pueblo con la compra de los bonos argentinos, las notas estructuradas y la importación de comida podrida. Comprar un avión de $70 millones, otro de $50 millones y viajar en Cubana de Aviación. Ver miles de niños en la calle sin cambiarse el nombre. Prometer que nos bañaríamos en el Guaire y nos quitaríamos los inversionistas a sombrerazos.

Darle la dirección de los puertos a los cubanos. Matar a Danilo Anderson. Repartir maletines llenos de dólares en Argentina y Bolivia. Mejorarle la refinería de Cienfuegos a Fidel mientras la de Amuay explotaba por falta de mantenimiento. Reírse de la muerte de Franklin Brito. Anunciar refinerías en Venezuela y en el mundo que no se han construido. Prometer 5 plantas petroquímicas que nunca se construyeron. Tapar el guiso de la gabarra Aban Pearl denunciado por Gustavo Coronel.

Echarle tierra a las explosiones en el arsenal de Maracay. Profanar los restos de Bolívar. Poner tres veces la primera piedra del nuevo Puente sobre el Lago de Maracaibo. Hablar de las rutas de la empanada y los gallineros verticales. Del gran Parque de La Carlota. Del sistema de trueques inventado por el difunto. De la red de ferrocarriles que se quedó en el aparato. Del eje Orinoco-Apure de Giordani. De los centrales azucareros no construidos. De la base aeroespacial de Guasdualito. De la fábrica de cohetes espaciales. De los autos iraníes. De los fundos zamoranos que no producen. De las nuevas universidades que no son sino escuelas técnicas re-encauchadas. De los Bancos del Estado quebrados. De la Universidad que iba a funcionar en Miraflores. De las casas pagadas a los iraníes y a los bielorrusos que no existen. Del certificado de defunción del difunto sátrapa y del certificado de nacimiento del que anda por allí. Del gasoducto transamazónico. De los satélites chinos. Del asesinato de la embajadora Fonseca en Kenia. Del contrabando de drogas en el avión de Air France. Del desastre de Sidor y de las plantas de aluminio de Guayana, en manos de pandilleros chavistas. De los $600 millones depositados en el Líbano.

¿Dónde está el supertanquero Carabobo? ¿Qué pasó con el Informe Final sobre Amuay? Vendieron aviones por ser onerosos pero compraron 40 nuevos para uso de Zelaya, amigos y familiares de los boliburgueses. Eliminaron ministerios pero ahora hay más de 30. Hablar de la eficiencia operativa de una Pdvsa donde hay cinco veces más empleados que en 1998 y produce solo la mitad de lo que debería producir. De los dólares que el banco español le dio a Chávez para su campaña.

¿Cuánto producirá la fábrica de pañales Guayuco? ¿Donde andará Tobías Nóbrega? ¿Quién nacionalizó a Rodrigo Granda, canciller de las Farc? ¿Y los sobreprecios en los estadios para la Copa América? ¿Y los contratos dados a Derwick Associates? ¿Y a Ruperti? ¿Dónde estarán los globos comprados por Juan Barreto?¿Habrá regresado al Spa pagado por Smartmatic Jorge Rodríguez? ¿Y el tercer puente sobre el Orinoco? ¿Cómo anda Dianca? ¿Y quién está preso por el caso de los soldados quemados en Fuerte Mara? ¿Cuándo publicará María Gabriela su declaración jurada de bienes? ¿Y dónde andará Luis Velásquez Alvaray? ¿Y Acosta Carles seguirá eructando? ¿Cuándo rendirá cuentas Rafael Ramírez?

¿Serán los hermanos Parada los únicos contrabandistas de gasolina de Pdvsa? ¿Nos explicará algún día Pedro Carreño lo del contrato con los cubanos por el material de identificación que sub-contrataron los mexicanos a mitad de precio? ¿Le seguirán dando dinero a Pastor Maldonado? ¿Se investigan los carteles de droga en la Fuerza Armada? ¿Y qué pasó con los taladros fantasma alquilados a una empresa de maletín?

¿Y los dineros invertidos en Uruguay en empresas quebradas? ¿Y el dineral que manejan en Argentina? ¿Y los contratos con las empresas brasileñas recomendadas por Lula? ¿Y el guiso de Free Petroleum con Jack Kemp?

La corrupción de Albanisa en Nicaragua. Las latas de aceite con la cara de Chávez en las elecciones presidenciales de El Salvador hace algunos años. El llamado a los militares paraguayos para que dieran un golpe de estado. Los aportes y protección dados a la Farc, al ETA y al Hezbollah. La compra de chatarra militar Rusa.

Este es una pequeña parte del material que deberá manejar el Núremberg criollo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: